¿Qué es un Fondo Mutuo?


Millones de estadounidenses usan fondos mutuos para ayudarlos a alcanzar sus metas financieras, pero es posible que no sepas exactamente qué son o cómo empezar a invertir en ellos. Al igual que muchos productos financieros, pueden ser intimidantes al principio, pero los fondos mutuos son bastante simples de entender con un poco de ayuda.

¿Qué es un fondo mutuo?

Un fondo mutuo es un conjunto de dinero recaudado de los inversores que luego se invierte en valores como acciones o bonos. Cada acción en el fondo representa un interés proporcional en la cartera del fondo, por lo que cuantas más acciones tengas, mayor será tu interés en el fondo.

Si un fondo posee el 5 por ciento de su cartera en Apple y el 2 por ciento en Tesla por ejemplo, tu participación en el fondo tendrá las mismas acciones en las mismas proporciones.

Hay miles de fondos mutuos que te permiten invertir de diversas maneras. Puedes encontrar fondos que invierten en un grupo diversificado de grandes empresas, pequeñas empresas, geografías específicas o incluso ciertos sectores de la economía.

¿Quién debe invertir en un fondo mutuo?

Los fondos mutuos pueden tener sentido para muchas personas diferentes en diferentes momentos de sus vidas de inversión. Pero es importante recordar que no se trata del fondo mutuo en sí, sino de lo que entra en el fondo mutuo que determinará si la inversión tiene sentido para ti.

Estos fondos pueden contener activos como bonos, acciones, materias primas o una combinación de varias clases de activos. Deberás investigar antes de invertir en un fondo y asegurarte de comprender el riesgo de los activos subyacentes del fondo.

Los fondos mutuos son buenas opciones tanto para principiantes como para inversores más experimentados. Ambos tipos de inversores se beneficiarán de los beneficios de diversificación de los fondos mutuos, y los inversores experimentados pueden encontrar fondos que se centren en áreas específicas que creen que están preparadas para el crecimiento.

Fondos mutuos activos vs. pasivos

Una de las mayores distinciones entre los diferentes fondos mutuos es si persiguen una estrategia de inversión activa o pasiva. La diferencia determinará cómo invierte el fondo y, en última instancia, puede tener un gran impacto en los rendimientos que obtienes como inversor.

Fondos mutuos activos

Los fondos activos son administrados por inversores profesionales con el objetivo de superar a un índice de mercado, como el índice S&P 500. Para un fondo de acciones activo, el administrador del fondo y un equipo de analistas trabajarán para identificar qué acciones poseer y en qué cantidades lograr los mejores rendimientos. Del mismo modo, los fondos de bonos activos intentarán superar a los índices de bonos a través de una gestión superior.

Pero no es tan fácil como parece, y los fondos administrados activamente a menudo no logran igualar el rendimiento del índice que están tratando de superar en primer lugar. Además de eso, los fondos activos vienen con tarifas más altas (a menudo alrededor del 1 por ciento de los activos del fondo) para pagar la administración profesional, por lo que los rendimientos para los inversores se reducen aún más a través de este tipo de costos.

Fondos mutuos pasivos

Los fondos mutuos pasivos se administran para rastrear el desempeño de un índice de mercado. No requieren un equipo de inversión costoso para administrar la cartera porque no están tratando de identificar a los mejores, solo están tratando de igualar el índice. Esto permite que los fondos pasivos cobren tarifas muy bajas y, a veces, sin tarifas, lo que deja más del rendimiento para los inversores del fondo.

Los fondos pasivos pueden sonar simples e incluso un poco aburridos, pero han superado constantemente a los fondos administrados activamente durante largos períodos de tiempo. Siempre habrá unos pocos fondos activos que superen a su índice de referencia en períodos de tiempo cortos, pero muy pocos lo harán de manera consistente a largo plazo.

Tipos de fondos mutuos

Hay muchos fondos mutuos diferentes disponibles para los inversores y puede ser confuso para los inversores sin experiencia navegar por todos ellos. Echemos un vistazo a algunos de los tipos de fondos más populares.

  • Fondos de acciones: Estos fondos invierten en acciones corporativas, pero también pueden seguir diferentes estrategias de un fondo a otro. Algunos fondos se centran en empresas que pagan dividendos y están bien establecidas, mientras que otros se centran más en el crecimiento y el potencial de apreciación de los precios. Otros se centran en industrias, sectores o geografías específicas.
  • Fondos de bonos: Estos fondos invierten en diversas formas de deuda y sus perfiles de riesgo pueden variar ampliamente de un fondo a otro. Algunos invertirán en bonos relativamente seguros emitidos por gobiernos, mientras que otros invertirán en los llamados bonos «basura» que ofrecen mayores rendimientos potenciales. Asegúrate de leer el prospecto antes de invertir para asegurarte de que comprendes los riesgos que se asumen.
  • Fondos del mercado monetario: Estos fondos tienden a ser de bajo riesgo y obtienen un pequeño rendimiento por encima del de una cuenta de ahorros normal. Los fondos del mercado monetario invierten en deuda a corto plazo de alta calidad emitida por empresas y gobiernos.
  • Fondos de índice: Estos fondos han aumentado en popularidad en los últimos años debido a su simplicidad y estructura de bajo costo. Los fondos de índice siguen el rendimiento de un índice como el Índice S&P 500 y por lo general son capaces de mantener los costos bajos. Los estudios han demostrado que este enfoque pasivo supera al manejo activo durante largos períodos de tiempo en la mayoría de los casos.

Cómo elegir un fondo mutuo

Elegir en qué fondo invertir puede ser intimidante cuando miras todas las diferentes opciones. Lo primero que debes considerar es si los objetivos de inversión de un fondo están alineados con tu plan financiero a largo plazo. Para los inversores principiantes que se encuentran al principio de sus carreras, es probable que invertir en un fondo indexado S&P 500 de bajo costo sea una opción atractiva.

Para los inversores más experimentados o para las personas que buscan invertir en un fondo administrado activamente, es posible que se requiera más investigación. Querrás comprender el enfoque general y la filosofía de inversión de un fondo y quiénes son los administradores de cartera que tomarán las decisiones de inversión en tu nombre.

En última instancia, el rendimiento de un fondo es lo que te importará como inversor, así que trata de comprender los impulsores del rendimiento a largo plazo de un fondo y si es probable que continúe en el futuro.

También querrás considerar las tarifas asociadas con la compra de acciones en un fondo. Recuerda que si dos fondos tienen el mismo rendimiento de inversión, el que tenga las comisiones más bajas dejará a sus inversores mejor.

Cómo comprar fondos mutuos

Los fondos mutuos se pueden comprar a través de brokers en línea o a través de la propia gestora del fondo. Pero existen algunas diferencias entre la forma en que se negocian los fondos mutuos y la forma en que se negocian las acciones o los ETF.

Los fondos mutuos tienen un precio al final de cada día de negociación en función de su valor liquidativo, o NAV. El NAV se calcula sumando el valor de las tenencias del fondo, restando los gastos y dividiendo por el número de acciones en circulación. Al realizar una compra, recibirás el siguiente NAV, por lo que, si realizas una orden después de que el mercado haya cerrado, recibirás el NAV de cierre del día siguiente como precio.

La mayoría de los fondos mutuos tienen una inversión mínima de unos pocos miles de dólares y puedes optar por comprar una cierta cantidad en dólares de un fondo o un número específico de acciones.

Cómo vender fondos mutuos

Los fondos mutuos se venden de manera similar a la forma en que se compran. Al utilizar un corredor en línea o el administrador del fondo, colocarás una orden de venta y recibirás el siguiente valor liquidativo disponible como precio. Dado que los fondos mutuos no se negocian durante todo el día, como las acciones o los ETF, no sabrás el precio al que estás vendiendo hasta que se realice la operación.

Los fondos mutuos a veces tienen tarifas por vender el fondo en un corto período de tiempo y, por lo tanto, no son ideales para el comercio a corto plazo. Se utilizan mejor como vehículos para inversiones a largo plazo y, por lo general, se mantienen en cuentas de jubilación o se invierten para otro objetivo a largo plazo.

No es necesario que supervises el rendimiento del fondo a diario o incluso semanalmente cuando inviertes a largo plazo. Registrar trimestralmente o un par de veces al año debería ser suficiente para asegurarse de que el fondo aún esté alineado con tus objetivos.

¿Por qué debería invertir en un fondo mutuo?

Debes considerar invertir en un fondo mutuo si el objetivo del fondo coincide con tus necesidades de inversión. Un fondo que invierta principalmente en acciones no será adecuado si crees que necesitarás el dinero dentro de un año, mientras que un fondo de bonos probablemente no sea la mejor opción si estás buscando un fondo que te ayude a cumplir con los objetivos de jubilación a largo plazo en un futuro lejano.

Asegúrate de leer el prospecto de un fondo antes de invertir para comprender cómo se invertirá tu dinero y si tiene sentido para tus propios objetivos financieros.

¿Cómo ganan dinero los fondos mutuos?

Los fondos mutuos ganan dinero invirtiendo en valores en tu nombre. El fondo solo puede funcionar tan bien como los valores subyacentes que posee. Los ingresos y la apreciación son generalmente las dos formas en que puedes ganar dinero en valores.

Los ingresos vienen en forma de pagos de intereses o dividendos que luego se transfieren a ti como inversor de fondos. La apreciación puede reflejarse en el valor liquidativo por acción del fondo o distribuirse a los inversores en forma de ganancias de capital, menos las pérdidas.

Cuidado con las tarifas

Una de las cosas más importantes para tener en cuenta al invertir en fondos mutuos es la tarifa que pagarás. Puedes encontrar esta información en el prospecto del fondo y, si bien puede no parecer mucho, los costos realmente aumentan con el tiempo.

Los fondos pueden cobrar comisiones por una serie de costos relacionados con los gastos operativos del fondo. Las comisiones de gestión pagan a los administradores y asesores de inversiones del fondo, mientras que las tasas 12b-1 cubran los costos de comercialización y venta del fondo. Otros gastos incluyen gastos legales, contables y una variedad de costos administrativos.

También puedes encontrarte con lo que se conoce como fondos de carga y sin carga. Las cargas, o comisiones, son cobradas por algunos fondos y pagadas a los corredores en el momento de la compra o venta de acciones en el fondo. Las comisiones se calculan típicamente como un porcentaje de tu inversión total. Los fondos que no cobran esta comisión se conocen como fondos sin carga.

Solo una tarifa anual del 1 por ciento puede afectar significativamente tu rendimiento durante una vida de inversión de décadas y afectar tus planes de jubilación. Si bien nadie sabe qué tan bien podría funcionar una inversión, todos pueden estar seguros de cuánto pagarán en tarifas. En muchos casos, puedes comprar el mismo tipo de fondo, como un fondo indexado S&P 500, con gastos mucho más bajos.

¿Cómo se gravan los fondos mutuos?

Los impuestos también pueden considerarse tarifas que afectan el rendimiento final que obtiene como inversor. Si posees fondos mutuos en una cuenta sujeta a impuestos, como una cuenta de corretaje, deberás impuesto sobre las ganancias de capital si el fondo se ha apreciado desde donde lo compraste en el momento de la venta.

Fondos mutuos vs. ETF: en qué se diferencian

Los Fondos de inversión y ETF tienen mucho en común, pero hay algunas diferencias clave. Estos son los principales a considerar.

  • Inversiones mínimas: Los fondos mutuos generalmente vienen con una inversión mínima de unos pocos miles de dólares, mientras que los ETF generalmente no tienen un mínimo de inversión.
  • Trading: Los ETF se negocian a lo largo del día en intercambios similares a la forma en que se negocian las acciones, mientras que los fondos mutuos solo se pueden comprar y vender una vez al día en su NAV de cierre.
  • Ratios de gastos: Si bien dependerá del tipo de fondo en el que estés invirtiendo, los índices de gastos tienden a ser un poco más bajos para los ETF que para los fondos mutuos. Sin embargo, un fondo mutuo que rastrea un índice como el Índice S&P 500 será más barato que un ETF que rastrea una industria o geografía muy estrecha.
  • Comisiones: Los ETF generalmente no tienen tarifas más allá de los índices de gastos del fondo, mientras que los fondos mutuos a veces tienen comisiones de ventas que se cobran en la compra o venta del fondo. Asegúrate de comprender todas las tarifas del fondo antes de invertir.

Recuerda que un fondo mutuo o ETF no es en sí mismo la inversión, sino que son los vehículos que le permiten invertir en acciones, bonos u otros valores. Un fondo solo puede ser tan bueno como las inversiones que posee, así que asegúrate de comprender cómo invierte un fondo mutuo o un ETF antes de realizar una compra.

Conclusión

Los fondos mutuos pueden ser una excelente manera de invertir en una cartera diversificada de valores por una inversión mínima relativamente pequeña. Asegúrate de leer el prospecto de un fondo antes de invertir y comprender los riesgos involucrados. Considera invertir en fondos indexados como una forma de ayudar a mantener bajos tus costos para que una mayor parte del rendimiento termine en tu bolsillo.


logo chartista

Sobre el autor

Chartista

Chartista es una web de referencia para descubrir el mundo financiero, habla sobre Trading, Inversiones, Cryptomonedas y Opciones

Articulos Recomendados Para Ti...

Tipos de Ordenes
Los Mejores Fondos Indexados